¿Qué es un bulto en la encía y cómo cuidarlo?

Índice

En cualquier momento se puede detectar la presencia de un quiste o bulto en las encías. Muchos pacientes acuden a nuestra consulta en Ebreclínic preocupados por un bulto en las encías, pero como los distintos tipos surgen por diferentes causas, pueden variar en forma y síntomas.

Hay muchos tipos diferentes de bultos en las encías, pero todos ellos son causados con mayor frecuencia por una mala higiene bucal. Se trata de una inflamación de los tejidos fibrosos de las encías, que hace que ciertas zonas se agranden y adopten una forma incómoda.

Tipos de bultos y por qué se producen

Como ya se ha mencionado, hay diferentes tipos de bultos y difieren en su naturaleza y origen. He aquí algunas de ellas:

Fibromas uterinos

Son bultos duros y redondos que aparecen en las encías debido a factores irritantes. También pueden aparecer en otras partes del cuerpo, como la lengua y los labios. Por lo general, no es muy incómodo, sino que sólo es doloroso si el irritante se produce repetidamente en esa zona. Suele observarse en personas que llevan prótesis dentales removibles que no son del tamaño adecuado y se irritan con el movimiento. Este bulto no es una infección. Por lo tanto, para su tratamiento, lo ideal es retirarlo, eliminar los factores irritantes y realizar una limpieza general.

Absceso gingival

Se trata de bultos blandos que se forman en las encías alrededor de los dientes y suelen estar causados por una infección en las bolsas de las encías. En las personas con enfermedad periodontal, las papilas gingivales que rodean los dientes se inflaman y forman un absceso gingival. Este absceso es una infección que se forma cuando se acumula pus en las encías. Lo ideal es que el tratamiento comience siempre con una terapia antibiótica prescrita por tu dentista, seguida de una limpieza a fondo del diente con un raspado.

En caso de atención urgente, puedes llamarnos a nuestra Clínica Dental en Tortosa para obtener ayuda rápidamente.

Fístulas y abscesos

Una masa llena de pus causada por un absceso o fístula infectada puede ser el resultado de una variedad de causas infecciosas, incluyendo caries. Cuando un diente se deteriora, las bacterias de la caries penetran hasta la pulpa del diente y las bacterias se acumulan en esta zona, provocando una infección de la raíz. Esto provoca la comunicación con las encías, dando lugar a bultos y abscesos. Esto es fácilmente reconocible ya que provoca un fuerte dolor en el diente del paciente. Para el tratamiento, el paciente debe someterse a una terapia de antibióticos prescrita por el dentista, y debe realizarse un tratamiento de conductos en el diente afectado para eliminar todas las bacterias

Tratamiento endodóntico inadecuado

La endodoncia no es un éxito seguro, y si falla, el diente puede infectarse de nuevo con bacterias, iniciando el proceso de infección como antes, causando un bulto o absceso infectado. Para tratarla, deberás someterte a una terapia antibiótica prescrita por tu dentista y a un tratamiento de reendodoncia en el diente afectado. El tratamiento de re-endodoncia significa eliminar el tratamiento de endodoncia anterior y limpiar el diente de nuevo.

Brotación de los terceros molares

Cuando las muelas del juicio erupcionan, los molares pueden quedar comprimidos o desalineados, lo que hace que se forme un bulto alrededor de las encías, que puede inflamarse e infectarse. Por lo tanto, lo ideal es obtener un diagnóstico adecuado de tu dentista para resolver el problema.

¿Cómo se trata?

En general, lo ideal para tratar un bulto en la boca es visitar a tu dentista lo antes posible para obtener un diagnóstico completo y el tratamiento adecuado para ti y tu problema, pero evita siempre los tratamientos caseros que pueden hacer crecer el problema.

¿Cómo prevenirse?

Lo ideal para prevenir estas lesiones en las encías es seguir siempre un régimen de higiene bucal exhaustivo con un cepillado adecuado, además de las revisiones periódicas en la consulta de tu dentista de confianza.

¿Hay casos de malignidad?

Las neoplasias malignas pueden presentarse en forma de bulto en las encías. Suelen ser muy rojos y sangrantes y pueden distinguirse fácilmente de los bultos benignos. Para un diagnóstico preciso, se realiza una biopsia de la lesión y se extirpa la misma.

Sin embargo, la mayoría de ellas no suelen ser malignas, ya que son causadas por procesos o patologías menores. Suelen estar causados por una mala higiene bucal. Por ello, debemos acudir inmediatamente a un dentista de confianza, que nos diagnostique y nos guíe hacia el plan de tratamiento adecuado para acabar con la patología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Recibe las últimas novedades

Aprende a cuidar de tu salud bucal

Suscríbete a nuestra newsletter semanal

Déjanos tu teléfono y consigue tu 1ª cita gratis

*Te contactaremos en un plazo máximo de 12 horas*

Pedir mi cita gratis
1
Reservar cita
Clínica Dental Ebreclínic
Hola 😃
¿En qué podríamos ayudarte?